Posted by: incapoint | September 24, 2009

Viaje a Peru, Cajamarca. Informacion Cajamarca

CAJAMARCA – PERU

INFORMACION DE CAJAMARCA 

VIAJE Y TURISMO

Valles serenos, montañas de suaves pendientes, campiña amplia y luminosa: Cajamarca, región histórica, simbólica, entrañable, lugar del encuentro entre el último inca y el conquistador del Tawantinsuyo. Atahualpa y Francisco Pizarro, frente a frente, lo andino y lo occidental; quizás el nacimiento de ese país que llamarían Perú, una nación mestiza, pluricultural, simplemente distinta.

 

Cajamarca actual, Cajamarca evocadora, porque en su plaza de Armas, entonces de rasgos andinos, hoy de aires hispanos, el Hijo del Sol –intocable y poderoso- fue capturado por un grupo de hombres barbados, con armas extrañas y deslumbrantes armaduras, que jineteaban bestias enormes, tan distintas a las llamas y alpacas que pastaban en las pampas.

 

Caminar por el centro histórico de una añeja ciudad. Al observar sus iglesias y casonas, al recorrer sus calles y plazas, se escuchan los susurros del ayer, entonces, otra vez es el 16 de noviembre de 1532 y Francisco Pizarro toma como prisionero al soberano del mayor imperio sudamericano, ante el estupor de una multitud que no reacciona, que no defiende al soberano caído, que no se enfrenta a esos hombres venidos de “otro mundo”.

 

De la plaza al Cuarto del Rescate, la única construcción inca que se conserva en la ciudad. Fue la prisión del líder cautivo, el recinto que el poderoso gobernante hizo llenar con plata (dos veces) y oro (una vez) ante la promesa de los españoles de dejarlo en libertad. Pero ellos no cumplieron, no era conveniente, eso podía interferir sus planes de conquista.

 

Atahualpa, el hombre victorioso que llegó a la cuidad en andas de oro luego de reposar varios días en los Baños del Inca –calurosas pozas termales que siguen relajando cuerpos extenuados- fue sentenciado al garrote; y, en la misma plaza de su captura, en el mismo espacio urbano que hoy recorren centenares de personas, se le ejecutó. Fue el ocaso del Hijo del Sol. El final del Tawantinsuyo.

 

Días después de la muerte, acaecida el 29 de agosto de 1533, las reducidas huestes españolas partieron a la conquista del grandioso imperio. Desde entonces, el que fuera un importante centro administrativo incásico, se convirtió en un referente histórico ineludible, porque en la Villa San Antonio de Cajamarca –así la bautizaron los ibéricos en 1566- se produjo el encuentro –para bien o mal- de dos civilizaciones.

 

Ahora Cajamarca (2,720 m.s.m.n.) es la capital de la región del mismo nombre y la ciudad más importante de la Sierra Norte del Perú. Se encuentra a 856 kilómetros de Lima y se precia de su clima benigno y campos generosos.

 

Declarada Patrimonio Histórico Cultural por la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1986, la ciudad muestra con orgullo sus iglesias y templos barrocos, monumentos arquitectónicos que evidencian su pasado colonial y le otorgan un aire de distinción a sus calles y plazas, una atmósfera de plácida tranquilidad que parece envolver al viajero, especialmente desde el mirador de Santa Apolonia.

 

Un vistazo a Cajamarca -la urbana y la rural- desde una atalaya que habría sido lugar de culto a los muertos o un mirador inca. El ascenso a Santa Apolonia es casi un trajín obligado para los visitantes. Desde su altura se observa el trazado urbano en su real magnitud y, también, a la maravillosa campiña que la rodea o absorbe.

 

Conocida como la “tierra de la leche” por sus variados y exquisitos productos lácteos (leche, quesos y el típico manjar blanco), la ciudad invita a conocer sus alrededores y descubrir sus establos y campos de cultivo; y, de paso, su rico legado prehispánico.

 

La impronta precolombina y se admira en las Ventanillas de Otuzco – singulares nichos esculpidos en elevados peñascos-, en las Necrópolis de Combayo –muy cerca al centro de la ciudad-, en los Acueductos de Cumbemayo, notables canales de piedra considerados como “joyas de la ingeniería hidráulica” o en el complejo de Kuntur Wasi, centro ceremonial que data del año 1100 a.C.

 

Pueblos tradicionales como Celendín, Chota y Cajabamba, reservas naturales como el Parque Nacional de Cutervo y el Santuario Nacional Tabaconas-Namballe y novedosos programas de turismo vivencial en la Granja Porcón y en las comunidades de Encañada y la Laguna Sulloscocha, complementan la oferta turística, llenando de actividad y disfrute las días de descanso.

 

Cajamarca invita a conocerla con todos los sentidos. Aquí se mira, se toca, se degusta y… también se baila, sobre todo durante el carnaval de febrero, el más grande y colorido del país. Una inigualable explosión de alegría, con corsos, comparsas y bulliciosas patrullas que detienen a la tristeza e imponen el reinado de la alegría, del desborde, del jolgorio liberado de preocupaciones.

 

Así es Cajamarca, una tierra de históricos encuentros, de grandes campiñas y un fervoroso espíritu festivo. 

 

Viajes a Peru con Cusco Explorer

www.incapoint.com

info@incapoint.com

Argentina Phone Nº: 011-4782-4167 / 5258-2320
Peru Phone Nº: +51-1-718-5051
USA Phone Nº: 305-722-5869
UK Phone Nº: 207-099-8211
España Phone Nº: 911-516-470
Mexico Phone Nº: 551-328-2761
Av. Cabildo 2230 7ºA, C.A.B.A, Argentina EVT 13.358
Calle Jorge Ochoa 241, Cusco, Peru

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: