Posted by: incapoint | November 5, 2010

Los puneños y sus leyendas

Los puneños y sus leyendas

Escribe: FELIPE GÁLVEZ CONDORI | Política – 04 nov 2010

Tratando de buscar los “denominadores comunes”, lo que nos puede caracterizar en pensamiento y actitudes a los mortales habitantes de las faldas del Apu Cancharani y las  orillas del lago Titicaca. Aunque naturalmente habrá quienes manifiesten que no se puede generalizar a una colectividad variopinta, conformada por miles de personas, cada una con su propia manera de pensar y actuar. Precisaremos, mejor la pregunta: ¿Qué nos hace diferentes o particulares a los puneños de los habitantes de otros lugares? Intentando encontrar esos rasgos distintivos de un puneño promedio.

Cuando se comparten creencias, valores, actitudes, comportamientos, todo eso va conformando una especie de pauta cultural predominante. Así, cuando decimos que los puneños somos “amables” estamos pensando que en la mayoría de nuestros paisanos resalta el valor de las buenas maneras en su trato cotidiano, aunque lógicamente sería muy iluso pensar que todos los puneños somos amables por igual.

Federico More, es uno de los puneños más notables. Quien sin duda está entre los mejores periodistas de todos los tiempos del Perú, en 1952, concluía que “Puno es la capital de la leyenda y de la fabula” señalando que el puneño; es un ser del otro mundo. “No pertenece a la Zoología, sino a la Cosmogonía” (1). El puneño cree que no pertenece a las especies del reino animal, sino se considera parte del origen y formación del universo.

Esa característica advertida por More, hace tantas décadas atrás, no solo persiste sino que se ha extendido. Los puneños no solo creemos en las leyendas que nos han contado, sino que la hemos recreado ingeniosamente y nos hemos inventado otras nuevas. Eso es lo que nos gusta y encanta, antes que una respuesta certera y objetiva, nos apegamos a nuestra desbordante imaginación para explicarnos lo que ocurre en la realidad con versiones que si bien no son por completo inexactas, tienen mucho de asombrosas y fascinantes.

Así, nacen nuestras leyendas que luego se convierten en clichés que se repiten, durante años y décadas hasta convertirse en dogmas altiplánicos. Por si acaso, el término “leyenda” proviene del latín legenda, que significa “lo que debe ser oído”, la leyenda se considera como una narración de carácter ficticio con origen oral.

Las leyendas tienen historias maravillosas y ficticias, basados en la realidad. En cambio el mito, es esencialmente un relato de hechos irreales, con personajes sobrenaturales y que trata de explicar el origen de las cosas, responder preguntas relacionadas con la creación o el fin del mundo. La leyenda, en lugar de explicar algo sobrenatural, trata de dar a conocer, de manera llamativa, lo singular de un pueblo o región. Es esa cercanía con la cultura de un lugar determinado, lo que hace a la leyenda parte del folclore.

De manera que ser capital del folclore peruano y también de la leyenda y la fabula no es incompatible. Las leyendas, si bien se basan en ciertos hechos reales, la mayoría de las leyendas son ficciones. Así, como existen “leyendas blancas”, que nos cuentan el lado bueno y hermoso, también hay las “leyendas negras” que inciden en la cara mala y fea de la realidad. Aquí una compilación de las leyendas más conocidas y difundidas entre los puneños.

1.-“MANCO CAPAC, SALIÓ DEL LAGO TITICACA”

El arqueólogo, ex catedrático universitario y consultor internacional Luis Barreda Murillo, señala que no se sabe científicamente si existió Manco Cápac, Sinchi Roca o Wiracocha, porque “su existencia solo se basa en los relatos de los viejos”, sostiene (2). “Si se investiga solo se podrá conocer hasta nuestra tercera generación. El conocimiento más allá de los bisabuelos es mito. Por eso, quienes afirman que existieron todos los incas no han investigado. Nadie conoce dónde nacieron y cómo eran”, dice el especialista.

Por su parte el historiador y actual Ministro de cultura del país, Juan Ossio, afirma “no es verdad que hayan existido 12, 13 o 14 incas. En el mundo andino no existieron monarcas al estilo europeo. Hay evidencia que establece que los incas eran representantes de grupos sociales o panaqas, que coexistieron y no se sucedieron en el tiempo. Manco Cápac fue el jefe de una panaca; Sinchi Roca, de otra. La sucesión dinástica es un concepto occidental. Este simple detalle implica una revisión total de la historia que se enseña en las escuelas” (3).

Aun así, los puneños estamos seguros que “El primer puneño fue Manco Capac aunque jamás haya existido” (4) como decía Federico More.

2.- “LA FUNDACIÓN ESPAÑOLA DE PUNO”

Señala el Ing. Julián Barra Catacora; “Para encontrar la verdad del origen de nuestra ciudad lacustre, el autor de la presente nota se constituyó en el Archivo de Indias de Sevilla para obtener una copia del Informe del Virrey Conde de Lemos al Rey Carlos V de España sobre lo que ha obrado en el asiento de Puno. Fechado el 27 de Diciembre de 1668 en el que de su puño y letra “da cuenta de lo que ha obrado en el asiento de Puno, que ha hecho de los culpables en las sediciones y alborotos del asiento de Laycacota, con cuya ocasión quedó el reino gozando de la paz y quietud que conviene” (4). Revisado el mencionado documento histórico, que refiere cada una de las actividades realizadas por el Virrey Conde de Lemus al altiplano, en ningún párrafo se señala la supuesta fundación de Puno.

Huelga decir, el historiador René Calsín Anco, encontró evidencia sobre la fundación de la villa en el libro de Diego Esquivel y Navia: Noticias cronológicas de la Gran Ciudad del Cuzco, escrito en plena colonia, a mediados del siglo XVIII. Donde se indicaría la fecha de la fundación de la villa, libro y al folio en donde se encuentra la ordenanza del virrey Conde de Lemos. La referencia expresa: “Llegó el virrey a Puno… Después de demolida Laycacota, hizo el conde ciertas ordenanzas para la nueva población, su fecha en Puno en 9 de septiembre, las que están en el libro 12 de Provisiones de esta ciudad, a fojas 262. De vuelta de aquel asiento entró el virrey en el Cuzco, miércoles 24 de octubre”.(5).

Aparte de esta reseña, no existe ningún Acta de Fundación Española de la Ciudad de Puno. Sin embargo, los puneños celebramos y seguiremos festejando “nuestra fundación española” cada 4 de noviembre, por los siglos de los siglos amen.

3.- “EL PUNEÑO ES ENEMIGO DEL PROPIO PUNEÑO”:

Se dice que en tiempos de la colonia las minas de Laycacota eran de una riqueza extraordinaria y, por algún tiempo, de forma excesivamente ilusionada, algunos esperaron que se convirtiesen en las sustitutas de Potosí. Esta riqueza despertó la ambición y el enfrentamiento entre los españoles mineros asentados en Puno. Los españoles formaron dos bandos “Los vascongados” y “Los Andaluces” y se enfrentaron en una sangrienta pugna. Los hermanos Jose de Salcedo y Gaspar de Salcedo, tenían posesión y control de las minas y encabezaban a los vascos. Los andaluces los indispusieron y se aliaron con el virrey Conde de Lemos, quien llego a Puno y acabó drásticamente con los enfrentamientos. Ahorcó a José de Salcedo y trasladó preso a Lima a Gaspar de Salcedo. Las consecuencias fueron que se destruyo el pueblo de San Luis de Alba y las codiciadas minas desaparecieron.

Al final nadie gano nada, desde entonces los habitantes de Puno estamos estigmatizados, con la frase de que “el puneño es enemigo del propio puneño”. Cuando algún puneño prospera o quiere hacer algo, encuentra férrea oposición en sus propios paisanos. Son variantes de estas leyendas, aquella que reza que, “si la envidia tuviera partida de nacimiento, seguro que estaría asentada en Puno”.

Esta sería una de las razones porque en Puno, se prefiere que la mayoría de sus instituciones sean dirigidos por foráneos. En 1918, Federico More en una misiva al Joven Arturo Peralta, Gamaliel Churata le reclamaba; “Yo nunca me he explicado qué hacen en Puno los arequipeños; pero menos me he explicado qué hacen los puneños” (6).

Indudablemente, tenemos la fortuna de tener “puneñistas” que aman esta tierra incluso más que los mismos puneños. También es cierto una buena parte de las entidades públicas están en manos de personas venidas de otros lares que no tiene mayor capacidad y calificaciones que si tienen varios puneños, que de seguro realizaran una mejor labor. En Puno, cualquier extranjero puede ser profeta, mientras no sea paisano, el resto de puneños, bien gracias.

4.- “TIERRA DE ARTISTAS, MÚSICOS Y POETAS”

Este es un estribillo que constantemente se repite, aquí nacieron y se formaron grandes músicos y compositores como Theodoro Valcárcel, Edgar Valcárcel, Alberto Rivarola, Víctor Masías, Zacarías Puntaca, Virgilio Palacios, Rosendo Huerse, Castor Vera Solano entre otros muchos. Poetas representativos como Dante Nava y Carlos Oquendo de Amat. Contemporáneos, como Omar Aramayo, Boris Espezua y Alfredo Herrera. Pintores de renombre como Víctor Humareda, Francisco Montoya, Aurelio Medina, la memoria es ingrata y espacio se queda corto.

Lo paradójico, es que nuestros artistas, jamás o esporádicamente recibieron apoyo de las instituciones estatales. En Puno ni el gobierno regional, ni el municipio tienen una política cultural. Los puneños conocen de nombre a sus artistas, músicos y poetas pero ignoran gran parte de sus obras.

5.-“PUNO DESTINO TURÍSTICO”

Es cierto que Puno está entre los 3 lugares más visitados del país, pero estamos en riesgo de ser desplazados por Arequipa y su cañón del Colca. En realidad más que destino, somos un lugar de tránsito de los turistas extranjeros, el promedio de permanencia es muy bajo 1.7 días. Los turistas solo duermen una sola noche en Puno y existe una sobreoferta de servicios turísticos.

Los servicios turísticos, hoteles, restaurantes, hospedajes, agencias de viaje no son óptimos. El principal atractivo el Lago Titicaca, está contaminada en la bahía interior y el estado de las chullpas de Sillustani es deplorable. Somos una zona de permanente conflicto social. La mayor impresión que se llevan nuestros visitantes, no es el complejo de Sillustani, ni el majestuoso Titicaca, ni el cariño de las familias de las viviendas rurales.

Cuando el turista está saliendo de Puno, en la zona sur sufre un shock al tener que aspirar por varios y largos minutos los fétidos y repugnantes olores que emana la cloaca de EMSAPUNO. Sin duda, eso hace que nuestros visitantes, nunca se olviden de Puno y de nuestra “perfumada” bahía interior, alguna vez candidata a “maravilla natural del mundo” ¡Que desparpajo!

6.- “LOS PUNEÑOS SE MOVILIZAN, OTROS SE BENEFICIAN”

En Puno se han realizado vastos y contundentes movimientos sociales. Nuestro pueblo cuando se lo propone, es combativo y ha escrito con sangre páginas históricas. Lo curioso es que a la larga no ha sido el pueblo quienes se beneficiaron con los logros parciales de estas movilizaciones. Entre estos acontecimientos podemos señalar la Central Hidroeléctrica de San Gabán, arrancada al gobierno de Fujimori, después de que más de 70% de puneños votaron por el “No” a la constitución fujimorista en 1992. Antes se había realizado innumerables paros y movilizaciones como la “marcha de las mechachuas”.

Hoy San Gabán es una realidad, pero el mayor beneficio no es para los puneños, su producción se comercializa en todo el país. Puno paga elevadas tarifas por el servicio de energía eléctrica, el distrito de San Gabán no cuenta luz eléctrica. La industrialización de la región está lejos y los puneños que trabajan en San Gabán se pueden contar con una sola mano.

La carretera Transoceánica o la Inter Oceánica como ahora se la denomina, le costó a Puno innumerables paros y huelgas, dentro las que resalta “La Marcha del Collasuyo” que puso a Toledo contra la pared al inicio de su gobierno. La Inter Oceánica se va haciendo realidad, con esta obra quien más va ganando es el consorcio brasileño que ejecuta la obra con un presupuesto largamente superior al proyectado, que los peruanos y puneños tendremos que pagar.

Cuando se concluya la obra, el más feliz será el país de la zamba que tendrá una vía rápida para sacar sus productos al mundo por puertos peruanos. Otros que están muy contentos, son nuestros vecinos cusqueños, quienes relegando a los puneños, se metieron “por los palos” y consiguieron una Inter Oceánica paralela que se proyecta como la vía de comunicación más firme con el Brasil, porque la ruta original de Puno quedara trunca con la construcción de la Hidroeléctrica del Inambari.

Eso nos pasa siempre a los puneños, lo que se consigue en heroicas jornadas de lucha, con el paso del tiempo se pierde, por los subterfugios de las negociaciones bajo la mesa. Al final, la historia es la misma, otros son los que resultan favorecidos y beneficiados con las banderas y las luchas de los puneños.

7.- “Tierra de las eternas emergencias”

Si los puneños quisiéramos ingresar al libro de los record güines, tendríamos que sacar las cuentas de cuantas veces nos han declarado en emergencia por algún desastre o fenómeno natural. Si no son las heladas y el friaje, son las lluvias e inundaciones, si estas se ausentan padecemos de sequia. No se recuerda un año en que no se haya tenido alguna “emergencia”. Situación que se hace más recurrente por los fenómenos meteorológicos generados por el calentamiento global.

Es escandaloso que todos los años suceda exactamente lo mismo, llega la emergencia y los afectados son siempre los más pobres. ¿Qué hacen las instituciones del Estado? Simplemente esperar a que ocurra la emergencia, que la prensa informe sobre esta nueva emergencia y convocar a campañas de donación, como si los puneños fuésemos indigentes. Es un mal común del Estado peruano: la falta de previsión y planificación.

Los presupuestos destinados a atender la emergencia, nunca llegan a la población afectada en su integridad, se quedan en los insensibles funcionarios encargados de ejecutar los programas de atención. ¿Sera por eso que son los más interesados en las declaratorias de emergencia?

COLOFÓN

Podríamos seguir reseñando muchas más leyendas que reflejan nuestras creencias predominantes. Estas nos pintan a los puneños como: románticos, conformistas, con dificultades para unirnos y sacar adelante causas comunes. De decir, bueno, somos capaces de realizar acciones que redunden en beneficio de todos. No estamos mirando hacia adelante. Nuestras leyendas y creencias deben ayudarnos a encontrar los paradigmas, por los cuales construir esa causa común que nos permite desarrollarnos como sociedad y lograr un destino mejor para nuestra tierra y sus habitantes.

NOTAS:

1.- Federico More, Puno la Ciudad que no existe. En Dos siglos de ensayistas puneños. Tomo IV. CORPUNO 1987.

2.- Luis Barrera Murillo, en el Diario el Comercio “Tras las huellas de los reyes incas, historia por conocer” Lunes 16 Enero 2006

3.- Juan Ossio, “No es verdad que hayan existido 12, 13 o 14 incas” Entrevista en Peru 21, del 17 de Febrero del 2009.

4.- Julian Barra Catacora, “Nunca Hubo Fundacion Española de Puno” en Boletín del archivo sub-regional de Puno, titulado “CRONICA”, (año 01-1990-Nº 01)

5.- René Calsin Anco, Del pueblo de Puñuy a la ciudad de Puno. En Los Andes del 4 de Noviembre del 2009.

6.- Carta de Federico More a Alejandro Peralta. Publicada en la Edición nº 6 de la revista “La Tea” en 1918.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: